Estado de la persona que ha perdido la fuerza física o moral, la energía o el ánimo.