Son uno de los vientos más importantes de nuestro planeta y deben su existencia al calor ecuatorial y el giro de la tierra, soplando tanto en el mar como en tierra.