Volverse más débil o flojo, perder su fuerza.