Contener y calmar el ánimo violento o excitado de una persona.