Separar a alguien del cargo que ejerce.