Provocar un enfado o irritación extremos.