Repugnancia que alguien tiene al trato de gentes.