Capacidad de una persona para impedir que una impresión o estímulo externo altere su estado de ánimo.