Que ha sido despojado de algo, especialmente de pelo o de dinero.