Dirigir una embarcación la proa hacia la parte de donde viene el viento.