Debilitamiento del color que produce el paso del tiempo en algunos objetos, especialmente en pinturas al óleo, o que se realiza artificialmente como adorno.