Apretar el contenido de algo para que quepa más cantidad.