Tela que se pone sobre el rostro de los difuntos o en que se envuelve el cadáver.