Poner aceite u otra materia grasa en la superficie de una cosa.