Blancura propia del alabastro. U. m. con referencia a la piel o al cuerpo humano.