Se llama zozobrar a inclinarse y tumbar una embarcación, por la fuerza del viento o por corrimiento de carga o inundación, hasta que se vuelca y —entrándole el agua— queda casi a nivel con la superficie de esta o se va a pique.